Al mal tiempo buena cara.

Al mal tiempo buena cara.

 

Autor: Omar Lavalle.

Hoy el Barcelona perdió. Si se lee la primera frase sin ningún contexto, no sería algo que pudiera crearnos sorpresa. Es normal que los grandes también caigan. Sin embargo por la manera en que perdió el partido contra Bayern Múnich, sí hubo sorpresa.

Messi no pudo, ni creo que hubiera podido en su mejor estado físico, echarse al hombro a todo el equipo.

Perder con un marcador de 8-2 es apabullante. Pudieron haber sido mas y quizá el partido pudo tomar un matiz diferente si el poste al minuto nueve no hubiera portado traje de héroe salvando a Neuer, porque en ese momento Barcelona pudo imponer condiciones.

La realidad es que Barcelona generó un fútbol pobre, sin estilo y vaya que el Barcelona si tiene o tenia algo es estilo. Por el momento hay que analizar pieza por pieza la situación.

Messi.

Messi es un gran jugador y uno de los mejores de todos los tiempos, inclusive para algunos es el rey de este deporte. ¿ El argentino tiene la culpa de esta derrota? La respuesta es un rotundo NO. El futbol es un deporte colectivo, sin embargo es normal que sobresalgan figuras como la del argentino, pero a los 33 años no se baila igual, no se duerme igual y no se juega futbol de la misma manera.

Messi ha sido el conductor asignado por años de este Barcelona y que se le reproche por no aparecer en partidos importantes es normal, empero no se debe decir de él que es un “pecho frío”. Lo qué pasa con Messi es que no es un líder. Por poner un ejemplo cercano hablaremos rápidamente del Real Madrid. En el equipo blanco, la estrella, el astro, el sol, fue Cristiano Ronaldo y el capitán, el líder, el que tenía un papel protagonista como mediador en la cancha era y es Sergio Ramos. En Barcelona, Messi es la estrella, más no el capitán y líder de hombres. Barcelona debe buscar un capitán.

Arturo Vidal.

Hay un frase que me gusta para hablar del chileno: “ Del plato a la boca se cae la sopa”. Vidal se refirió al Barcelona, en la rueda de prensa previa al encuentro como “ el mejor equipo del mundo” y ninguneo al Bayern, conjunto al que perteneció tres temporadas. Es mejor no hablar antes de actuar. Mostrar más humildad y respeto hacia un equipo como el Bayern es prudente. Ambos conjuntos tienen el mismo número de “Orejonas”. No muerdas de la mano que te dio de comer Vidal.

Quique Setién.

La decisión del club al poner en el mando a Setién fue polémica. El español no ha ganado nada en ningún club. El Barcelona es un vestuario pesado, lleno de estrellas y protagonistas del futbol español y mundial, solo de escuchar los nombre de: Messi, Suárez, ter Stegen y Rakitic, debe imperar el respeto. No considero que Setién era el entrenador que necesitaba Barcelona. Se habla mucho de que si Zidane es un gestor de vestidor más que un entrenador nato, quizá es eso, con la magnitud de juego que tienen los culés, lo que necesitan; una figura que se respete y tenga un peso en el vestidor como el que porta Messi. Xavi debe ser la opción para el banquillo.

Masía y fichajes.

¿Griezmann? y ¿Dembélé? ¿Realmente eran necesarios esos jugadores?. La respuesta otra vez es NO. Los dos ejemplos no han aportado nada relevante al club. Cuando pagas una millonada por un jugador que fue Campeón del Mundo y que era figura en el Atlético de Madrid, la expectativa se maximiza. Griezmann debió quedarse en Madrid, observar lo qué pasó con Arda Turan, que llegó al equipo culé con grandes referencias, y pasó sin pena ni gloria. Por ello haber dicho no a la tentación de emigrar a Barcelona era inteligente.

La realidad es muy contraria a lo esperado. Ninguno de los fichajes que ha realizado el Barcelona en las últimas temporadas ha tenido un peso relevante en el equipo.

La próxima temporada llega Pjanić y viaja a la Juventus Arthur Melo, el primero de 30 años y el segundo apenas de 24. Un error garrafal que lamentará Barcelona, porque si algo necesita es frescura y sobre todo en medio campo.

Onana, el portero del Ajax, Cucurella, jugador del Getafe y Adama Traoré, compañero de Raúl Jiménez en Wolverhampton, son ejemplos de jugadores egresados de la masía que dejó ir el Barcelona. Sin duda, un reflejo del mal manejo de desarrollo juvenil en los últimos años.

Si algo caracterizaba a este equipo era su buena gestión de jóvenes futbolistas y su administración de talentos. En el lejano 2009 ese equipo que ganó la Champions contra Manchester United, era un ejemplo de una gestión oportuna en la masía culé.

Futuro.

Del equipo que seas, duele ver a un Messi derrotado. Es importante saber perder. Saborear la derrota es un ejercicio que te debe hacer más fuerte, aunque el sabor en primera instancia sea amargo. Por ello es bueno que el argentino haya perdido de esta manera. Tocar fondo sirve para que el impulso te haga llegar a lo más alto. Messi puede ir al equipo que desee y quizá buscar un reto diferente sea algo positivo, como se lo propuso Cristiano Ronaldo al emigrar a la Liga Italiana. A pesar de tener una edad cercana al retiro, el argentino seguirá dando más años de buen futbol a un gran nivel. Messi es un jugador que debe terminar sus días en un ecosistema futbolístico más sólido.

El Barcelona necesita retomar sus mayores virtudes: un estilo de juego muy marcado, una apuesta por los jóvenes, realizar fichajes necesarios y que verdaderamente tengan una función en el equipo, como el de Henry en el año 2007, que fue pieza fundamental en el proyecto de Guardiola.

Barcelona es un grande del futbol mundial. Un equipo histórico que cumple un ciclo, pero que seguramente volverá a competir como nos tuvo acostumbrados hace años. Ya vendrán tiempos de éxito y de mejor futbol. Por lo pronto como dice el refrán “Al mal tiempo, buena cara”.

CATEGORÍAS
TAGS
Share This

COMMENTS