Fui a una papelería de esquina

Fui a una papelería de esquina

Nota por: Mary Carmen Saldivar Sillas


De Madrugada…

Fui a una papelería a sacar copias, lo sé, parece algo como del siglo pasado,  todo; la acción de pagar por algo que comúnmente hacemos ya desde hace años en la comodidad de nuestra casa y el acudir a un establecimiento que vende artículos que casi ya nadie usa porque toda esa información de biografías y monografías de fechas de sucesos y nacimientos y muertes de las gentes que han forjado la historia de esta vida nuestra como todavía hoy la conocemos, ya está toda dentro de este aparato que tengo entre mis manos con tan solo un par de botones jaja  ¿¿qué dije,  botones?? Ya ni siquiera tiene botones mi celular, todo son imágenes a las que les picas y te llevan a donde necesitas; que impresión,  pero ayer justamente me quedé sin tinta y necesitaba forzosamente esas copias de pasaporte, acta de nacimiento y comprobante de domicilio para mañana a las 10.48 am que tengo cita en una dependencia en Irapuato para un x trámite y bueno,  me quedé sorprendida y contenta de ver que ese lugarcito siga digamos que medio funcionando; les hago historia:

Hace como 13 o 14 años fui durante dos años maestra oh si, muy divertido, los tres grados de secundaria y algunos semestres del tronco común de la licenciatura en sistemas yo fui la encargada de dárselos a aquellos inocentes niños jaja era una escuela muy pequeña,  tanto que varias veces tuve que salir a buscar copias ya que la fotocopiadora de ahí no servía y un buen día fui a caer aquí donde les digo… seguro era un día en que mi cantidad de copias era más o menos importante porque en lo que el señor -el dueño junto con su esposa son los que atienden directamente a los clientes- se dedicó a fotocopiar mi libro la señora y yo nos pusimos a platicar y me compartió un poco la historia de su negocio,  el cual ya para entonces tenía varios años funcionando,  fue lo que optaron por abrir cuanto ambos se jubilaron de toda una vida dando clases; wow si, ambos profesores de nivel primaria y secundaria; imaginen ustedes si hace 13 o 14 en que los conocí, la papelería tenía varios años funcionando,  pues hoy debe tener unos 20 cuando menos,  tiempo igual de ser un par de jubilados ellos,   no más hagan cuentas en cuanto a sus edades…

Claro que no era precisamente su medio de vida,  en ese momento ella me contó que los dos tenían su pensión y la papelería era ahora sí que para entretenerse y sacar algo de $$$ extra,  muy atinada decisión me lo pareció obvio, además que la hicieron en la cochera de su casa, con lo que entraban y salían a lo que se les ofrecía sin mayor inconveniente; si bien ya en esa época comenzaba a ir en super declive el auge de estos lugares, para ellos aún resultaba atractivo y se mantenían en su área de conocimiento entre todos esos papeles y artículos que se ocupan por los chicos en las escuelas, pero sobre todo activos y productivos fueron sus palabras…

Haciendo yo memoria cuando cursé digamos que toda mi vida escolar y prácticamente al menos durante la secundaria y la preparatoria todos los días necesitaba algo,  pues en los alrededores de mi casa había al menos tres; eso hablando de las que me quedaban a 5 minutos caminando o menos,  porque un poco más lejos pero dentro de las dos colonias vecinas de mis rumbos, la cuenta seguramente llegaría a 12 o 15, tal vez incluso 20 jeje)  también mi suegra misma y al menos dos de sus hermanas sé que tuvieron a un lado o en el patio de sus casas papelerías; que se atestaban de chiquillos y muchachos todas las tardes buscando poder solucionar sus tareas con lo que ahí ofrecían… Hoy es muy raro encontrar estos lugares así, en las esquinas a la vuelta de casa…

Hoy que llegué  -debo admitir que me quedaba más cerca una papelera grande donde me iban a tardar como media hora por tres copias porque por alguna incomprensible razón los chicos que atienden siempre están ocupados engargolando algo- así que opté por ir hasta la pape de esa esquina esperando aún funcionara, fue directamente ella quien me atendió y me dio muchísimo gusto ver que en términos generales sigue siendo la misma que yo conocí, no vi al maestro y la verdad es que no quise preguntar; pero si me di perfectamente cuenta que una bicicleta que paso vendiendo pan, paró y le dejó sobre el mostrador dos panes con la intención  -dijo- de pasar a la vuelta,  espero que sean uno para ella y otro para su esposo, la única diferencia en su apariencia fue que tardó un minuto en recordar dónde tenía las hojas de tamaño oficio, totalmente comprensible…

La diferencia en el lugar es que hoy ya hay tres computadoras con una impresora en un pasillo que adaptaron para ese fin,  bien por ellos,  ahora pueden vender también un servicio de internet  -gusto ver que  dos de ellas estaban ocupadas por chicos como de la edad del mío- algunas chucherías, llaveros y juguetitos en un mostrador tampoco estaban cuando yo fui por primera vez hace años… aunque parezca quizá increíble o de menos difícil,  ya sea el negocio en sí o su pensión del magisterio les permitió esta modernización, que si ya los chavos y maestros no necesitan ni encargan papeles de monografías ni biografías,  siguen dejando trabajos de investigación que quienes no tienen como solventar eso en casa, pues van ahí donde en una de esas contarán con la orientación de una maestra con muchos años de experiencia… y para los que nos quedamos sin tinta en un  domingo, pues la fotocopiadora  (de esas grandes de piso)  que seguro ostenta los mismos 20 años de haber sido desempacada ¡¡¡nos saca del apuro en 2 minutos !!!

Para qué más que la verdad, me dio mucho gusto que en el cúmulo de malas noticias y algunos sobresaltos comunes en estos tristes tiempos; dos maestros pensionados hace muchos años,  siguen haciendo aquello en lo que pusieron sus ilusiones para el resto de su vida y han tenido visión y ánimo como para crecerlo y hasta embellecerlo de acuerdo a la demanda del mercado…

¡¡¡ Felicidades maestros,  emprender y crecer siempre se puede, muestra tan solo verlos…!!!

CATEGORÍAS
Share This

COMMENTS