Los Hijos Únicos Hablamos Solos

Los Hijos Únicos Hablamos Solos

Por: Mary Carmen Saldivar Sillas

 

De Madrugada…

Me he reído mucho yo sola y de mí misma hace rato en que fui a mi visita semanal a las tiendas no, no a hacer compras de diversión o insulsas ¿¿ qué más quisiera yo?? pero no; solo a tratar de cubrir en todo la lista de la despensa como todos los viernes siguiendo el sagrado orden de las cosas (en un párrafo dentro de esta misma entrega, me van a entender el comentario referente al muy lindo y ordenado orden jaja así ¡¡¡ aunque se lea rarito !!!) pero no deja de ser entretenido ir a comprar despensa y me da el aire como decía mi mamá allá en mí no todavía tan lejana adolescencia cuando podía no salir de mi cuarto en días si tenía un libro entre las manos, una botella de agua y cualquier gusgueria que a esas edades sin preocupación alguna nos metemos al cuerpo sin pensar ni un poquito en que el tiempo pasara, y pasará la factura también, pero este es otro tema para otro momento; les voy a contar mi propia burla hacía mí hace unas horas; siempre es divertido, aligera el alma y estoy segura que hasta sano es eso de reírse de uno mismo…

Haciendo un pertinente prólogo les diré que todos los hijos únicos hablamos lo que se dice comúnmente “solos” que en realidad es con uno mismo, toooodos los que estuvimos con tan solo nuestra propia compañía allá en la niñez en una recámara donde nadie más pudo compartir tristezas, miedos, ilusiones, los primeros palpitares por algún amor, también las inevitables decepciones y todo aquello que moviera nuestro ser; en algún momento casi sin pensarlo siquiera comenzamos a hablar con nosotros y la verdad es que si es de gran ayuda y acompaña; nada, absolutamente nada se compara a la mirada dulce de un amigo con su oído atento, pero en incontables ratos, esas “charlas” con uno mismo, fueron y siguen siendo geniales, divertidas, aleccionadoras y reconfortantes; además dicen con razón que lo que bien se aprende, jamás se olvida y si bien esto de platicarme no es precisamente algo que nadie me haya enseñado, si llegó un día para no irse nunca -al menos hasta hoy, pero sinceramente deseo se quede para siempre en mi mmmm peculiar personalidad vamos a decirle así jeje- así que lo sigo haciendo casi sin darme cuenta y a veces incluso acompañada, lo cual si ya es patológico, pero ni modo jejejeje…

Explicado lo anterior, prosigo: generalmente voy a dos tiendas, a Price por algunas cosas y frutas y verduras, huevo y etc. a La Comercial, no porque me encante, francamente prefiero Wmart pero cuando el mismo día -como en el caso de hoy- iré a ambos establecimientos así lo hago ya que están dentro de la misma plaza y no me gusta andar dando vueltas como loca (!¡!¡!¡) por cuestiones de simple logística, tiempos y movimientos (también las lecciones que se aprenden con lágrimas quedan indelebles en el inconsciente ¿¿qué le vamos a hacer??) así que por la misma razón voy primero a Price y al final los frescos…

Bien, doce eran los artículos que de ahí necesitaba e igualmente sin detenerme a pensarlo como tal fui acomodando las cosas en el carrito y al poner el último me reí mucho (en voz alta debo confesar) porque todo estaba perfectamente así, acomodado, los lácteos juntos, la proteína -como le dice Gabito- igual junta, panadería ídem, carnes frías obvio y por supuesto que limpieza lo mismo jaja y además como de chiste me cupo todo en el carrito sin amontonamiento alguno, salvo la carne y el pollo todo se podía ver de una ojeada jaja me dieron ganas de tomarle una foto y también me dije en voz alta que era una ridícula si hacía semejante cosa, afortunadamente el tapabocas sirve también para ocultar un poquito estos “diálogos” porque estoy segura me voltearían a ver un poco preocupados quienes se cruzaran conmigo en los pasillos ups jejejeje…

Pero la cosa no topó ahí, en la siguiente tienda, la Comercial, ahí voy con mi carrito y bolsas reciclables ecológicas y toda la onda (ya ven que ya no dan bolsas y las que dan cuando hay, son un chiste que se rompe con dos cositas) pero bueno, voy entrando casi y recuerdo mi charla conmigo en el otro establecimiento y me vuelvo a reír en voz alta y hasta me contesto que soy una maniática del orden -lo cual por cierto no creo que tenga nada de malo, como muchos se empeñan en decir, es simple gusto por que las cosas estén en su lugar, punto jeje- solo que en esta ocasión hasta las manos toman parte en la conversación y ahora si me cruzo en ese momento con un empleado de la tienda que con todo y tapabocas no pudo ocultar la mirada de “¡¡¡esta mujer está loca!!!” que más me hizo reír jajaja y seguí mi camino charlando y riendo un par de pasillos más, pero tuve la precaución de ser un poquito discreta para no ir a escandalizar a empleados y clientes y tuvieran la idea de que pudiera ser de cuidado mi dulce e inocente personita…

Y ahora desde luego que también estoy riendo aquí en mi sillón favorito en mi lugar preferido mientras lo escribo, mi adorado tormentito se ríe de mi porque dice que como es común que las manos entren en la charla pues que una le contesta a la otra, cada una de un lado de la cabeza que hablando también interviene en la conversación y entre las tres arman tremendo alboroto…bribón chamaco irreverente; lo que no ubica es que él también es hijo único jajaja y yo lo he escuchado, al menos cuando era pequeño, pero insisto; lo que bien se aprende nunca se olvida y probablemente en algún tiempo regrese esta deliciosa manía de hablar consigo mismo; lo que tampoco es de ninguna importancia; la compañía es siempre más que bienvenida y agradecida por nosotros los hijos únicos… ¡¡¡ aunque los envidiosos lo tachen de algún tipo de esquizofrenia ups…!!!

La explicación científica seguramente tiene que ver con que además de solos, o tal vez justamente por esa condición, nosotros seguro es que tenemos una imaginación desbordada y floreciente, lo cual comprobado en mi propio ser que es cierto en cada una de sus letras; y quizás por eso vine a encontrar tanto sosiego y gusto por las palabras; tenemos mucho que decir y hubo incontables cosas que por más charlas y conversaciones “solos” se quedaron atoradas en algún rincón de la cabeza y hoy con más seguridad y sin miedo al qué dirán (con el total agradecimiento a face que nos permite esta inmediatez en el momento requerido) salen para entregárselos con cariño y gusto a quien quiera que me haga el honor de estar detrás de la pantalla…
¡¡¡ Gracias infinitas siempre por estar ahí…!!!

Sean felices gente linda…
¡¡¡ y disfruten sus charlas !!!

CATEGORÍAS
TAGS
Share This

COMMENTS