Mathew McConaughey cae muy bien.

Mathew McConaughey cae muy bien.

Autor: Omar Lavalle.

Cuando vi por primera vez “The Dallas Buyers Club” me impresionó la actuación de McConaughey. Realmente sentí que era un tipo enfermo de VIH y no un actor mundialmente conocido. Representó fehacientemente a un hombre qué pasó de tener ideales machistas y homofóbicos, a proteger e inclusive apreciar a un transgénero contagiado. Una historia inspirada en hechos reales, sobre el contrabando de medicamentos para controlar el SIDA.

Los primeros papeles de McConaughey fueron comedias. “Dazed and Confused” es un ejemplo de sus inicios. Sin embargo dio un giro radical en sus actuaciones y representaciones, demostrando que podía ser más serio y emular personajes más completos y profundos. Reinventarse es algo que lo llevó a ganar el Oscar al mejor actor en el año 2013.

Es un orador nato. Entrevista en la que se presenta, o conferencia a la que acude, queda marcada por su tono de voz característico y su estilo pulcro al vestir y actuar.

Un papel que protagonizó y llamó la atención, fue en la película “ Lobo de Wall Street”. Interpretó a Mark Hanna, un corredor de bolsa que hacía dinero sin importarle las ganancias de sus clientes. En dicha película McConaughey expondría un ritual que ejecuta antes de salir a escena. El mismo ha explicado que esto lo relaja y pone a tono su voz. Es la escena que comparte con Leonardo DiCaprio en un restaurante de cinco estrellas. Pide dos martinis secos cada siete minutos y medio para el y el personaje de Dicaprio, “Jordan Belfort”, e inhala un poco de cocaína. Una escena que resultó muy importante en la película, aunque el papel de McConaughey fuera secundario.

En la película “Mud” interpretó a un hombre cuyo único sentido de vida era amar a una mujer que no quería una relación estable ni seria. El ciego amor que profesaba, lo llevó a cometer un delito y a escapar permaneciendo fugitivo, solo logrando contactarse con la mujer por medio de dos niños que lo encuentran y llegan a apreciarlo. McConaughey sorprendió a Christopher Nolan. Este lo invitó a colaborar en “Interstellar”, película muy importante dentro del mundo del director británico. En dicho filme interpretó a un astronauta que viaja junto con su tripulación a través de un agujero negro. Una escena que siempre será recordada es cuando llora efusivamente escuchando el mensaje que envía su hijo. La expresión de sentimientos es un elemento poco común en las películas de Nolan y McConaughey supo adherir ese elemento a una película de ficción.

Que decir de sus aficiones. Es ídolo de los Texans Longhorns, equipo representativo de futbol americano de la Universidad de Texas en Austin. Inclusive se le ha visto apoyar al equipo en partidos al filo del campo como si fuera un entrenador más. Y es que, ¿Quién no escucharía un consejo de McConaughey? Su frase de vida “ Just Keep Living”( Solo sigue viviendo), la materializó en su fundación “ j.k. livin” dedicada al apoyo a jóvenes, para tener una vida más activa y más saludable, buscando un mejor futuro para ellos. Amante de los animales y de una vida tranquila, McConaughey representa al tipo de actor que no vive de escándalos y que solo se dedica a hacer películas, sino que trasciende con un mensaje e ideología.

Recientemente fue publicado su libro llamado “ Greenlights” donde expone las premisas que lo han llevado a consagrarse y experiencias que marcaron su vida. Las diez premisas son:

1.- Ser padre.

2.- Encontrar una mujer y mantenerla conmigo.

3.- Mantener mi relación con Dios.

4.- Perseguir mi mejor yo.

5.- Ser un egoísta utilitario.

6.- Tomar más riesgos.

7.- Estar mar cerca de mi madre y de mi familia.

8.- Ganar un Oscar al mejor actor.

9.-Mirar atrás y disfrutar de las vistas.

10.- Solo seguir viviendo.

 

Sin duda diez ideas que hablan de balance y equilibrio. En el libro menciona la relación complicada de sus padres. Se casaron tres veces y se divorciaron dos veces. Pensaban que McConaughey no nacería. Su padre ni siquiera estuvo en el hospital cuando nació. Murió de un ataque cardíaco mientras hacía el amor con su esposa a los 69 años de edad.

Menciona vivencias que uno no esperaría. Fue violado a los 18 años por un hombre. Sin embargo nunca se sintió una víctima. También sufrió acoso por parte de mujeres mayores cuando era adolescente. Desde joven presentó rasgos físicos que lo llevaron a convertirse en un actor muy perseguido por el público femenino.

En su última película “Gentleman” interpreta a un gánster estadounidense que quiere retirarse del narcotráfico en Inglaterra, ocasionando una serie de eventos donde se ven mezclados personas que no tienen que ver con el mundo de las drogas. Un papel que McConaughey nunca interpretaría en la vida real.

McConaughey cae bien. Se casó como lo menciona en su premisa y es padre de tres hijos. Su carrera actoral ha trascendido no solo en el plano del cine y televisión, también lo ha hecho como una especie de “gurú texano” al que todo le sale bien y a todo mundo cae bien. Su conocida frase “ alright, alright, alrigth” hace hincapié en su mensaje positivo aunado al carisma que solamente McConaughey es capaz de extrapolar en el cine y en la vida real.

 

En serio, McConaughey cae muy bien.

CATEGORÍAS
TAGS
Share This

COMMENTS