Me he Reido mucho Escribiendo esto;

Me he Reido mucho Escribiendo esto;

Por: Mary Carmen Saldivar Sillas

De Madrugada…

Mis tenis negros jaja así como la canción de las botas negras, pero con mis zapatitos deportivos que están conmigo desde hace 15 años, pero esta no pretende hablar de las muchas veces que habrán protegido mis pies  (que así lo hicieron)  ni de las mil aventuras que habremos caminado juntos  (que igualmente,  también así ha sido) si busca sólo reírme un poco de mí misma porque soy mega enemiga de guardar cosas inútiles por más de un año y estos chicos han estado en mi zapatera usándose sólo un par de veces al año durante los últimos catorce y medio, solamente los 6 meses primeros fueron parte de mi atuendo durante al menos 10 horas diarias por días a la semana  (ahora lo explico eso de andar con la misma ropa tanto tiempo puaff) y yo francamente creí que su mayor aporte a mi persona había sido ese; lo único que los salvó del bote de basura o alguna donación fue que son realmente bellos, jaja les cuento su historia…

Como muchos saben hace 14.5 años deje de trabajar para la industria automotriz,  misma en la que sufrí 6.5 años y también conocí durante ese tiempo gente maravillosa  (mi marido y muchos buenos amigos)  y habiendo llegado de una oficina de un periódico en la Ciudad de México a la urbe de hierro en Silao, Guanajuato a trabajar y aprender un montón de cosas la verdad,  tanto profesionales como de fortaleza y algunas otras cuestiones inherentes a la industria, pues no conocía los uniformes industriales y me disponía a trabajar con vestido, medias y tacones el primer día en esa planta de ensambles, para mí esa había sido mi manera y atuendos todos los días durante los últimos 6.5 años y ya antes en otra empresa y un colegio pues de igual manera…

Fui la burla amistosa de los departamentos de ingeniería y calidad por donde había que caminar para llegar a materiales  (en donde increíblemente me habían contratado) y ahí por supuesto que también me percaté de las miradas estupefactas del jefe y los compañeros ante mi atuendo jeje si alguien al momento de contratarme hubiera tenido el tino de decirme que debía ir a trabajar en fachas, de playera y pantalón de mezclilla y acudir antes que nada al departamento de recursos humanos para recoger mis torturas en número 23  (me refiero a los horrendos,  agresivos y nada femeninos zapatos de seguridad, atentado contra cánones de moda algunos habidos y por haber en el mundo entero durante todos los tiempos que la humanidad ha existido y subsista en adelante,  así de feos son !!!)  y de paso me hubiera evitado las risitas y miradas de los compañeros  (ingenieros todos,  adiós a los licenciados)  que me vieron pasar por sus estaciones y escritorios como si me hubiera perdido o fuera algún tipo de aparición de otro mundo; pero no, yo no lo sabía, así que mi bienvenida fue un nada discreto  “¿¿¡¡¡ Así vas a trabajar !!!??”  por parte del gerente de materiales,  a oídos por supuesto de todos los demás en la planta baja de las oficinas…

No entendí la pregunta y hasta cruzó por mi mente que tal vez en lugar de mi vestido rojo largo debajo de la rodilla,  con cuello y mangas muy correcto,  medias y zapatillas negras, debía haberme puesto un traje sastre gris o azul con blusa de seda rosa y zapatillas a juego con el traje, más formal claro, pero no, hubiera causado la misma reacción en mis sorprendidos  -agradablemente  me parece-  compañeros ingenieros de ahí en adelante,  gente buena, bromista en su peculiar estilo,  protectora, alburera y gritona de quienes mucho aprendí; eran los tacones y la falda lo que causó revuelo jaja y así, con todos mis honores me llevó mi jefe personalmente con el gerente a  RH  a recoger playeras y si, los implementos de tortura en forma de zapato que estoy segura les habrían dado un par de ideas a los monjes inquisidores de hace 500 años…!!!

Negros o cafés  -no, pues mejor negros,  aunque a lo largo de más de 6 años tuve de ambos para poder combinarlos,  no se rían,  en fachas y con los implementos de tortura,  pero no hay razón para además perder el glamour jaja- y también toma 3 playeras  (¿¿tres?? Pero si trabajo 6 días y no me va a dar tiempo de lavar entre semana y no voy a repetir,  ¿¿¿verdad ??? ¡¡¡Es inaudito!!!) … pues no sé si fueron los tacones, pero el gerente de RH  me dijo que tomara 6 jeje ya tenía mi muy elegante uniforme para los 6 días; les pedí que me permitieran quedarme ese primer día como estaba porque no era cosa de ponerme los horrorosos zapatos con mi precioso vestido,  ¡¡¡ni tampoco llevaba pantalones en el auto para usar la playera…accedieron !!!

A partir del martes enseguida comenzó la agresión más terrible que mis pies hayan soportado en la vida,  ningún tacón es capaz de hacerte tanto daño físicamente como el casquillo de los zapatos de seguridad,  después de 15 días casi ni podía caminar,  las uñas de mis deditos se deformaron y creí que jamás podría volver a usar sandalias o huarachitos de tiritas muy monos y coquetos por la pena de que alguien viera mis pies… afortunadamente y sin buscar se atravesaron en mi camino unos preciosos tenis negros, mmmm modernos,  como de chica mala jaja de agujetas y medio   “chatos”  en la punta muy parecidos a mis torturadores pero cómodos, con los cuales mis deditos tocaban suave colchón y no la fría dureza de acero del casquillo inhumano…!!!

Si, el diablito sobre mi hombro dijo  “cómpralos, nadie se va a dar cuenta…”  y los compré!!! Nadie se dio cuenta durante el siguiente año que fue más o menos su tiempo de vida y cuando hubo que renovar me compre otros y acepté los de la empresa en color café,  un día o dos a la semana me los llevaba para que me vieran con ellos y por aquello de combinar atuendos con mis zapatitos negros y los cafés de la inquisición; así pasaron 6 años,  renovando “mis” zapatitos de seguridad cada enero aprox y el último par se quedó casi nuevo porque entre vacaciones,  paros técnicos y la combinación con los cafés los debo de haber usado 3 o 4 meses nada más y fueron a pasar a mi mueble de los zapatos, usándolos únicamente un par de veces cada año, porque en verano es imposible aguantar con el calor y en invierno pues para algo los astros de la moda  -los que sí saben-  crearon botas y sombreros!!!

Nunca imaginamos nadie que nos alcanzaría una pandemia mundial que nos iría a encerrar en casa haciendo cuentas ya durante 10 meses la mayor parte del tiempo y que durante estos dos o tres meses de  “frío”  que hace en este lado y posición del mundo no sería ni necesario ni cómodo utilizar botas dentro de casa y que mis  últimos tenis negros de seguridad 😛😛 harían acto de presencia recordándome lo cómodos que eran,  además de lindos,  razón por la que permanecieron guardados todos estos años; me gustan y me han hecho recordar esa peculiar parte de la historia de mi vida…

Y como notas excusatotia y aclaratoria una y dos respectivamente; por si alguno de mis compañeros de la industria está por aquí; si fue un acto irresponsable durante más de seis años y  en mi defensa únicamente diré que mis trayectos por la planta  -a razón de como 10 o más al día 😬- siempre fueron muy cuidadosos, caminando por donde debía y no frente a los montacargas o las áreas de riesgo, punto número uno y dos; mis pies tardaron cerca de un año en volver a ser los de una nena,  aun usando solamente un mínimo de días por semana sus torturadores mmmm pero lo lograron finalmente,  seguramente gracias a la ayuda y contribución de mis tenis hermosos; así que desde hace mucho tiempo que uso durante la mayor parte del año,  huarachitos lindos y medio encuerados jaja mis pies no tienen nada que ocultar…

¡¡¡ Me he reído mucho escribiendo esto, sean felices gente linda !!!

CATEGORÍAS
Share This

COMMENTS