Mourinho es especial.

Mourinho es especial.

 

Autor: Omar Lavalle.

Extrovertido, irreverente, polémico, disciplinado, líder, directo, terco, práctico, estudioso, experto, audaz… y especial, así es Mourinho.

En su adolescencia se dio cuenta de la realidad; no tenía cualidades para jugar futbol. Sin embargo tenía facilidad para entender el juego y dirigir a sus compañeros. Descubrió que era un líder nato.

El talento que demostró Mourinho para la dirección técnica, llamó la atención de Sir. Bobby Robson, por ello marchó desde Setúbal, ciudad que alberga uno de los puertos más importantes de Portugal, hacía Lisboa, para servir de traductor y asistente del entrenador inglés.

La carrera de “Mou” creció rápidamente. La traducción se transformó en un protagonismo más relevante en la parte técnica y futbolística. Acompañó a Sir. Bobby Robson cuando partió a Barcelona para dirigir a los “Culés”. En dicha travesía se ganaría el respeto de los jugadores y la oportunidad de ser segundo entrenador. Tiempo después Louis Van Gaal relevó a Sir. Bobby en la dirección técnica y Mourinho logró obtener un espacio en el equipo. La oportunidad de ser segundo entrenador fue palpable cuando Ronald Koeman dejó el puesto. Las dos Ligas que consiguió con el Barcelona y la Copa del Rey sirvieron para que Mourinho buscara emprender su camino sin el resguardo de otro técnico.

Benfica fue el primer reto mayúsculo. Mourinho era joven y la ambición de pertenecer a la élite de entrenadores “top” empezaba a concretizarse; uno de los equipos más importantes de Portugal se fijó en él. El Porto depositó toda su confianza en el técnico que venía del U.D. Leiria, porque con los jugadores y la estructura que tenía logró mantener al equipo en un honroso quinto lugar general.

La consolidación de Mourinho y su camino para transformarse en uno de los mejores entrenadores comenzó con los “Dragones”. Con un sistema de entrenamiento revolucionario que fue criticado por algunos, Mourinho encontró rápidamente la columna vertebral de su equipo y empezó a trabajar en la línea ofensiva.

Con dos Ligas en la espalda y una Europa League, lo que faltaba por ganar era la Champions. El Porto jugaba con garra y ferocidad. Logró vencer a un Manchester United dirigido por Sir. Alex Ferguson y que tenía jugadores consagrados. Solo perdió un partido contra el Real Madrid en fase de grupos.

La técnica de Mourinho fue encontrar un punto de conexión con la afición. El trabajo duro por supuesto y el perfil psicológico de cada jugador al que se iba a contratar, fueron dos pilares de su proyecto. «Queríamos jugadores locales, que tuvieran un profundo sentimiento por el club, para que la gente dijera: “es uno de nosotros” y jugadores con mucha competitividad», mencionó el portugués en una entrevista.

Momentos especiales enmarcaron su trayectoria en Portugal, porque en dos años no perdió un solo partido como local. El núcleo, el corazón del equipo, era precisamente la competición sana entre jugadores y las ganas por representar los colores del Porto. El equipo ganó la Champions League en el 2004 venciendo al Mónaco.

Llegaría una época de éxitos con su pase al Chelsea en el lejano 2004. Ganó dos Premier League en sus dos primeros años como entrenador. En Italia,con el Inter de Milán, consiguió la hegemonía de títulos en el 2010 ganando Copa, Liga y Champions, después de 45 años de sequía en Europa. Junto con el Real Madrid logró una Liga con récord de cien puntos y llevó a los “Merengues” a semifinales de Champions después de ocho años sin llegar a dicha fase. Regresó con los “Blues” en el 2013 y consagró su estadía con otro título de Premier League. Queriendo sacar del “bache” en el que se encontraba el Manchester United y después de un año sabático, tomó las riendas del equipo que no podía ser protagonista desde la salida de Sir. Alex Ferguson. Consiguió una Europa League con los “ Reds”.

Para “Mou” el futbol es religión. Despertaba y soñaba con futbol, eso mencionó en una entrevista en el que se tocaron temas sobre su estilo, táctica e ideología. No le gustan las ruedas de prensa. Odia los partidos amistosos. Lo suspendieron en un partido de Champions contra Bayern Múnich siendo entrenador de Chelsea. No podía estar en el vestidor. Sin embargo, muy temprano, antes del partido, entró al estadio y se escondió en el vestidor. La gente de UEFA lo buscó y el resultado fue que el entrenador portugués se ocultó en el cesto de ropa sucia. No lo descubrieron.

Actualmente dirige a un rival férreo de los “Blues”; al Tottenham Hotspur. Los “Spurs” buscaban un entrenador ganador… Mourinho lo es. Sólo ha ganado veinticinco títulos a lo largo de su carrera y lo ha conseguido en las Ligas más importantes de Europa. Como si fuera fácil, como si fuera sencillo, como si los títulos lo buscaran.

Para concluir y saber el porqué es tan especial, aquí un fragmento de lo que dijo llegando a Londres para entrenar al Chelsea : “Por favor no me llamen arrogante porque lo que digo es verdad, además soy un campeón europeo, no soy alguien… del montón. Creo que soy alguien especial”. Sí “Mou”, sí eres especial, más bien eres “The Especial One”.

 

 

 

CATEGORÍAS
TAGS
Share This

COMMENTS