Ni siquiera notamos que están ahí

Ni siquiera notamos que están ahí

Por:  Mary Carmen Saldivar Sillas

De madrugada…

Es el mes del amor y todo está muy padre, las redes sociales se inundan con mensajes de amor, amistad, rosas, ositos dando abrazos y un montón de deseos de que todo nos vaya bien, de cuanto nos queremos y abrazos al por mayor, pero…

Ayer me sucedió algo que si bien no transcurrió a mayores y puede ser que toda la neurosis derivada del encierro en que nos hemos visto casi recluidos desde hace casi un año haya sido solamente mía, si quiero compartirlo, reflexionar un poco al respecto y también pedirles se cuiden y tengan los ojos bien abiertos; tal vez sea sólo eso, neurosis derivada de la inseguridad que nos aqueja todos los días, de que hoy no salimos tanto como entonces a la calle o de que uno es ya de por si medio miedoso y paranoico, pero tal vez les pueda evitar un muy mal rato o algo peor!!!

Estoy parada en un semáforo, de los que transito hoy en mis pocas salidas de casa, de ida y de vuelta cada semana a hacer despensa y algunos pendientes…Siempre hay algún voluntario a limpiarte el parabrisas con la consabida botella de coca cola llena de agua con jabón de dudosa procedencia y limpieza, pero bueno…A veces si, a veces no uno permite que le limpien el vidrio, pero la generalidad de las veces les dice uno que no o si mucho les das unas monedas a cambio de que lo limpien o no según sea tu prisa o el color del semáforo o cuando no raigo cambio a la mano pues de plano digo que no, para no hacerles la mal obra -como decía mi mamá- de que hagan su trabajo y se queden sin nada porque ¡¡¡Tampoco se vale !!!…

En esta ocasión si traía unas cuantas monedas para darle, aunque lo acababan de limpiar en la gasolinera una cuadra atrás donde cargué combustible al coche, motivo por el cual le dije al limpiador que no…Me parece que era un chavo joven por su forma de caminar, vamos en los veintitantos, pero o no me vio, o no entendió mi seña o simplemente le valió o peor aún, su estado y condición no le permitió percatarse de lo que yo le estaba diciendo…

Fue entonces; cuando aún contra mi petición de que no lo hiciera y su empecinamiento en hacerlo, que yo me di cuenta que el pobre chavo estaba la mar de borracho o drogado más probable; hagan de cuenta que ni siquiera me vio, mucho menos puso atención a mi petición de que en ese momento no necesitaba de sus servicios ¡¡solo se recargo en el parabrisas y medio lo limpio sin ni siquiera mirarme !!

Conforme el continuaba con su labor a pesar de mis aspavientos, note su mirada perdida, su nulo entendimiento de lo que yo le estaba diciendo; vamos me pareció que, si yo no estuviera diciéndole nada o incluso si no me encontrará dentro del auto, para el habría sido lo mismo…Su mirada estaba completamente perdida, me traspasaba, para él yo no estaba ahí y sólo estaba haciendo la ingrata labor que hace 10 o 30 o 50 o 100 veces al día ¡¡¡ todos los días de su vida!!!

Confieso que me dio miedo y no baje el cristal para darle una moneda, cuando terminó y se puso el verde en el semáforo él simplemente se retiró con la misma indiferencia y hasta inconsciencia con que llegó, cruzo por mi mente bajar solo unos centímetros el cristal y darle algo, pero él ni siquiera lo permitió, termino y se alejó sin siquiera dedicarme un fugaz vistazo, todo lo que hizo fue como en automático, yo simplemente no estaba ahí, como seguramente le sucede con el montón de vehículos con quienes hace cada día, hora tras hora la misma acción…

Híjole, son situaciones con las que seguro todos nos topamos todos los días; y yo me pregunto si ¿¿Dónde está el gobierno, donde están los sistemas de salud, donde están nuestros propósitos de ayuda a quien más lo necesita??… No sé y me hago cargo de mi propia responsabilidad aquí; me dio miedo ¡¡¡ me dio miedo siquiera abrir mi ventana lo suficiente para darle una moneda!!!

Y tomo mi responsabilidad al respecto y la hago de todos como sociedad ¿¿que estamos haciendo para evitar estos males sociales?? A nuestro lado viven seres que quien sabe que coman y mucho menos donde duermen, si pasan hambre o frio, si hace semanas que no tienen un contacto medianamente humano con sus semejantes y las poquísimas monedas que puedan conseguir durante el día, las ocupan por la noche en lo que les alcanza para vencer la soledad y el miedo y demás penurias, ya sea en alcohol los menos graves, pero muy probablemente cemento, Resistol o sabrá Dios que substancies para evadirlos de una realidad arrolladora y cruel que los tiene únicamente respirando ¡¡¡pero nunca viviendo ¡!!

Bien triste la verdad, bien triste ver a un semejante en una situación de total abandono y no hacer nada para ayudar; antes si la verdad -pero no creo ser la única- temer por nuestra propia seguridad en sus manos o pocas acciones que pudiera hacer en la situación en que lo vi y estando yo arriba de un auto encendido al que solamente le tengo que pisar el acelerador para moverme, sin pensar hasta metros después en saber ¿¿ en qué condiciones aberrantes habrá vivido este amigo para llegar a eso…??

Me incluyo como ya lo dije, y el único sentimiento que ahora les puedo compartir es esta infinita tristeza por esos seres que viven o medio viven junto a nosotros todos los días y la mayor parte de las veces ¡¡¡ni siquiera notamos que están ahí…!!!

Qué triste…

CATEGORÍAS
Share This

COMMENTS