¿Por qué leer “El Esclavo” de Issac Bashevis Singer?

¿Por qué leer “El Esclavo” de Issac Bashevis Singer?

 

Autor: Omar Lavalle.

Bashevis es de los autores que se conocen por medio de una recomendación muy personal o bien buscando escritores de origen  judío. Es también un escritor al que no se le ha dado la importancia que merece.

El primer libro que leí de Bashevis fue “El Esclavo”, una historia llena de cultura, de ideas y sobre todo del contexto y de la idiosincrasia de los judíos. Pero el tema central es el amor. Es muy curioso que el amor funcione como un gancho para llegar a otros lugares, a otros textos, inclusive para entender que es el Talmud.

Jacob es el personaje principal. Un hombre que enfrenta los estragos de una matanza sin precedentes en su pueblo, de nombre “Josefov”. Logra escapar, pero es secuestrado por un grupo de polacos y vendido a un hombre que vive en su granja, junto a un pueblo rodeado de montañas.

La costumbre comienza a alimentar la mente de Jacob y aceptando el destino, se encarga de cuidar las vacas y el pequeño establo de su “dueño”. El amor por su religión se hacía mas fuerte y obstinado en seguir los cánones, no dejaba de rezar tres veces al día y rechazaba la carne de cerdo.

Sin embargo, el amor por la mujer fue más fuerte. Wanda la hija del granjero se enamora de Jacob y el corresponde dicho sentimiento. Ambos tenían la oportunidad de verse, dado que Wanda llevaba los alimentos a Jacob. Siendo un hombre de fe, Jacob no dejaba de pensar en que dicho sentimiento debía anularse, porque empezaba a desearla en un tono sexual.

El hecho se consumó y un Jacob enamorado regresa a su pueblo, cuando unos judíos supieron que se encontraba preso. A su regreso Jacob se dedico a la enseñanza del Talmud, que es la obra que aglutina todos los conocimientos, tradiciones, costumbres y leyes que deben seguir los judíos para vivir en línea con su fe.

Jacob se resigna a vivir en ese estado de infelicidad y regresa por Wanda. Cuando huyen, concluyen que Wanda debe aprender hebreo y las costumbres de Jacob. Ella se hace pasar por muda y cambia su nombre a Sara. Llegan a Pilitz, un pueblo pequeño en el que Jacob empieza a dar clases. Sara siendo una “gentil”, debía estar atenta para no fallar en la misión de hacerse pasar por judía y sobre todo por muda.

Un acto de amor profundo y hermoso como es el nacimiento de un hijo, fue el delatador de la mentira que habían ocultado. La llegada de Benjamín trajo la muerte de Sara y una serie de acontecimientos que marcaron los pasos de Jacob. Sus dudas, sus inquietudes e inclusive su fe se movilizaron, todo esto marcado por la tragedia de la perdida y por el amor hacía su hijo.

Indudablemente, la obra tiene un fuerte matiz de amor, pero esta gran novela va más allá. Las costumbres judías, de los pueblos “yiddish” (yiddish es la lengua hablada por judíos de origen alemán) son expuestas con claridad por parte de Bashevis.

El contexto histórico de los pueblos polacos en el siglo XVII fue turbulento. Los cosacos ucranianos se rebelaron, matando y tomando presos a los ciudadanos de diversos pueblos. Lo que pasó con Jacob, le pudo pasar a cualquier polaco- judío de esa época. Sin duda las inquietudes de Bashevis por la historia de su pueblo se ve reflejada en los movimientos convulsos que Jacob tiene soportar.

Bashevis ganó el Premio Nobel de Literatura en 1978. Fue el primer escritor en lograrlo, escribiendo toda su obra en yiddish.

La pasión de Bashevis por su religión y cultura, su manera sencilla, pertinente y nítida de describir los acontecimientos, los paisajes y las cuestiones que afectan a sus personajes lo hacen un escritor que no goza de la popularidad que debería merecer. Utiliza también parte del folclore polaco, sus leyendas y personajes míticos. Los aspectos como la brujería se hacen presenten cuando Wanda realiza un ritual para que Jacob no se fuera de su lado.

Es una novela que muestra las inquietudes de Bashevis, porque inclusive Jacob llama hipócritas a muchos judíos por su manera de vivir y proceder ante diversas situaciones. Pero también nos regala una conceptualización y un acercamiento profundo para entender la cultura judía, su sufrimiento, sus esfuerzos y su forma de ver la vida.

Leer “El Esclavo” debería ser obligado para complementar la riqueza cultural de cualquiera que desee navegar aún más en la literatura.

CATEGORÍAS
TAGS
Share This

COMMENTS