También es parte de mis Sueños

También es parte de mis Sueños

Por: Mary Carmen Saldivar Sillas

De Madrugada…

Hace tiempo leí un libro que me fascinó y convenció totalmente de lo que dice, mucho más que la Biblia que la verdad es que tiene para mí gusto mil inconsistencias; pero este no pretende sin embargo ir a incomodar a quienes crean fielmente lo que ahí se menciona,  cada quien con lo que lo haga feliz y mientras seamos buenas personas en un sentido general y procuremos no lastimar intencionalmente a alguien es suficiente; y que si en el camino nos sucede eso de hacer daño, de provocar dolor o al menos incomodidad en quien confío en nosotros,  quien tal vez nos entregó su cariño y su amistad   (sean cuales sean los lazos que nos unan)  que de corazón lo lamentamos y seamos capaces y humildes para reconocer nuestra participación y si nos es posible podamos poner solución, ofrecer una sincera disculpa que de verdad puede hacer diferencia; si lamentablemente no se puede, pues que en una introspección le deseemos lo mejor…

En fin, sirva el desvío para esa recomendación de vida,  para decir también lo sorprendente que resulta constatar que somos capaces de dejar almas muy rotas y descompuestas por el camino si no tenemos cuidado de cómo y por donde es que transitamos  -de nuevo me desvíe-  decía que en este libro fascinante se menciona una especie de pacto que se establece en otro plano dimensional antes de venir aquí, cuando somos solo almas y aún no cargamos con el cuerpo jeje así más o menos; ese pacto lo hacemos con otro grupo de seres que serán con los que de manera directa o más estrecha iremos a compartir la estancia física aquí en la tierra y el cúmulo de experiencias que iremos a vivir y que en términos generales ese grupo de almas nos acompañará todo el trayecto  (padres, hijos,  pareja, hermanos,  amigos, maestros y así el grupo pueda ser cada vez más grande y a su vez tener los subgrupos necesarios para las vivencias particulares y extendidas de cada quien)  si, creo que pueda resultar un tanto complejo, pero es la idea general y a mí me convenció totalmente de que así es…

Y desde luego no tiene nada que ver con el destino y la tentación de en tal caso, sentarnos a dormir en nuestros laureles como dice un dicho popular porque de todas formas ya venimos con un cierto equipaje de vivencias, de experiencias que habremos de vivir aquí para llegar a una meta  -o muchas,  tantos logros y proyectos se establecen en la vida en cualquier ámbito de la misma-   y luego entonces   ¿¿qué caso tiene estresarse y poner ganas, empeño y esfuerzo en algo que de todas maneras sí o no sucederá de la manera en que fue acordado en esa otra dimensión…??  Insisto, es un poco complicado de entender,  espero haber logrado dejar la idea más o menos clara como yo la veo; bien… pero definitivamente no es así  (sigo en donde estaba); si bien si venimos aquí con una maleta que trae ahora sí que nuestra vida toda ahí  dentro, es nuestra responsabilidad el cómo lleguemos a cada estación y es aquí donde entran el bien, el mal y un montón de sentimientos intermedios,  personas,  acciones,  reacciones; de lo que dependerá que nuestro equipaje llegue al final del sendero enriquecido o al contrario; de si concluiremos esta dimensión más sabios de como llegamos o por el contrario parezca que no aprendimos nada e incluso ni siquiera hicimos por aprender…

Ese vendría a ser el error más importante,  una pérdida de tiempo total el haber venido a cada particular visita  -algunos lo llamarán bajada-  a este plano si no hacemos por aprender eso que se supone era la intención pactada allá del otro lado  -arriba para quien así lo prefiera-  porque igualmente para mí es perfectamente claro   (complicado hasta el cansancio,  pero si claro y entendible)  que por cada vez que estemos aquí sin aprender, habremos de volver con todas las incomodidades del cuerpo y las lágrimas y sonrisas que de cuota cada vida tiene,  en lugar de aprender la lección si no excelente,  al menos suficiente como para en algún momento cumbre poder quedarnos solo como almas sabias por toda la eternidad,  sin ninguna de las molestias o dolores terrenales que de lo contrario habremos de sufrir  -y desde luego también gozar-  en tanto no logremos un examen casi excelente,  para que no tengamos entonces ningún pendiente aquí y tengamos ese otro premio de subir al siguiente nivel, digámoslo así,  de eternidad solamente,  como almas dicho en el lenguaje que nos es familiar…

Y bueno,  hoy me dio por pensar en todo esto gracias a tres sucesos de los últimos días; hoy es cumpleaños de una de mis amigas de la vida,  de esas con las que seguramente hice un pacto del otro lado para encontrarnos aquí y me ha dado un gusto enorme leer la reflexión que ella misma hizo referente a esta vuelta al sol que hoy comienza nuevamente; plena y contenta,  desde luego sabia y muy feliz,  pero sobre todo como muy satisfecha y en paz, tanto que a mí me inyecto cierta necesaria y muy agradecida calma,  ya que por etapas en la vida se presentan disyuntivas y decisiones que tomar y retos que afrontar y aunque sean los necesarios para el propio crecimiento y de nuestros acompañantes del camino e incluso tal vez nosotros no directamente como los protagonistas en esta particular ocasión,  pues son eso,  decisiones de vida,  que trastornan,  que mueven un poco el piso,  que seguramente serán de las mejores e importantes lecciones por aprender; pero eso las hace cualquier cosa,  menos fáciles… aclaro que todo bien,  caminos que la gran mayoría de los que estamos aquí ya tomamos en algún momento,  pero cada vez es difícil,  emocionante,  un tanto sobrecogedor y más o hasta sobre todo cuando ya no somos los directamente involucrados y si esa otra almita que sostiene nuestra mano la que se vuelve protagonista,  pues sucede que el temor,  la expectativa,  la mmmm diré excitación total, pudiera parecer que amenaza por salir por la boca el corazón jajaja algo más o menos así…

Y bueno,  si a todo lo anterior le sumamos los eventuales tropiezos o simplemente paradas más largas de lo necesario en determinada estación y que a todos nos toman por sorpresa,  bien porque estábamos distraídos pues se presentan días grises; pero quizás también era parte de lo necesario para nuestro crecimiento; fe en que todo ayuda, todo suma, todo tiene un propósito aun si parece que no lo entendamos, aunque aprender siempre traiga una dosis de pena, dicha,  placer, dolor, llantos,  alegría o conocimientos que al final del día, estos vienen a ser igual o más importantes que lo que hayamos tenido que pasar para meterlo bien entendido en esa maleta imaginaria que vendrá a ser nuestro examen final algún día, así que sólo la carga de experiencia que cada evento deba tener, ni necesario ni sano otorgarle más de lo que le toca, merece o valga la pena…

Quisiera concluir aquí con algo que se me cruzó por las redes hace unos días y que no, en esta ocasión no comencé a escribir derivado de ese hermoso pensamiento,  fue precisamente aquí que estoy por concluir con tal vez el corazón un poco más en ritmo y armonía que lo recordé y me parece que engloba al menos una parte muy importante de lo que hoy pretendí con esta entrega y es muy bello, así me lo parece y el deseo, el sentimiento enorme que estoy segura a todos quienes hemos tenido y gozado, atesorado y agradecido la dicha enorme de ser padres nos ha tocado alguna vez;  vaya pues que creo que me entenderán al menos en buena medida parte de todo esto que intenté dejar plasmado por aquí, al menos la mejor parte jejejeje aquí se los dejo:

“Verte triunfar, también es parte de mis sueños”

Siempre,  totalmente, a veces pareciera incluso que hasta más que mis propios sueños, tan solo imaginar los tuyos realizándose me llena de orgullo,  me hace subir a las estrellas en un solo segundo y permanecer siempre aquí abajo como puerto seguro para ti…

¡¡¡Sean felices gente linda!!!

CATEGORÍAS
TAGS
Share This

COMMENTS