Trabajar como Christian Bale.

Trabajar como Christian Bale.

 

Autor: Omar Lavalle.

Hay muchas razones por las que deberíamos trabajar como Christian Bale. La primera de ellas es porque el actor es sumamente perfeccionista y dedicado a los papeles que interpreta. La segunda es que hace de todo para aprender y adentrarse en los personajes. Los estudiosos del cine le llaman “actor de método”.

¿Cuál es el método de Bale? La transformación completa de su cuerpo. Si buscamos en internet “El maquinista”, veremos una portada entre gris y tonos amarillentos, en el fondo aparece Christian Bale excesivamente delgado, con ojeras y una apariencia enferma. Para interpretar a Trevor Reznik, Christian Bale perdió aproximadamente treinta kilos, comiendo una manzana o lata de atún y un café sin azúcar al día. Vale la pena mencionar esta película por la trama, que toca temas como el insomnio, la locura y el suspenso, los colores que engloban las escenas ( son frías y obscuras ) y desde luego por la entrega de Bale en el papel.

Cuando el destino colocó a Christopher Nolan en ser el encargado de continuar con la leyenda de Batman, no pudo imaginar que con la combinación de su trabajo y la actuación de Christian Bale, lograría consolidar una trilogía, considerada la mejor en el contexto de películas con temática de superhéroes. Todo arrancó con “Batman Inicia”. Christian Bale tuvo que subir de peso drásticamente y tonificar su cuerpo para darle vida a Bruce Wayne. En “Batman el Caballero de la Noche” colaboraría con Heath Ledger, Morgan Freeman y Gary Oldman para sellar una de las mejores películas de la historia. Por supuesto la dirección de Nolan y la música de Hans Zimmer englobaron el producto final.

La travesía del superhéroe y Christian Bale finalizó con “Batman el Caballero de la Noche Asciende”. Tom Hardy interpretó al renegado “Bane”, James Gordon a “Robín” y Anne Hathaway a la meticulosa “Gatubela”. La película concluye con una escena donde Alfred observa a Bruce Wayne acompañado de Selina Kyle “Gatubela” almorzando en Italia.

El mejor “Batman” de la historia impulsó aún más su trayectoria con dicha trilogía. Entre subir y bajar de peso ganó el Oscar a mejor actor de reparto por darle vida a Dicky Eklund, un boxeador amateur, con problemas de drogas y un hermano centrado en ser boxeador profesional.

Las mutaciones, transformaciones y camuflajes de Christian Bale son extensos. Desde ser el “Caballero de la noche” a convertirse en él político obeso y antipático Dick Cheney en la película “Vice”, para la que tuvo que aumentar considerablemente de peso.

Ahora bien, si quieres preguntarle a Bale sobre hipotecas subprime, CDO’S y la razón de la crisis inmobiliaria que desencadenó una caída en la bolsa, provocando la quiebra de bancos como Lehman Brothers en Estados Unidos, con conocimiento te puede dar una clase, debido a su papel como el médico y financiero Michael Burry en la película “La Gran Apuesta”.

El éxito a Bale no le otorgó del todo estabilidad emocional. Los problemas que tuvo con su madre y su hermana en un hotel llevaron a ambas a denunciarlo. Se le ha criticado por tener un pésimo carácter y haber ofendido a un fotógrafo en uno de sus rodajes. Probablemente la raíz de esto fue que desde pequeño ya tenía problemas de ansiedad. En la película “El Imperio del sol” su círculo más cercano se dio cuenta del gran potencial de Bale para actuar. Para el casting de la película participaron alrededor de 4000 niños. La presión por parte de su padre era alta.

Con la película, Bale se convirtió en el sustento familiar, su padre inclusive lo alejó de su madre y comenzó a vivir de sus ingresos. Todo esto creó en Bale inseguridades y una mentalidad que no refleja en sus personajes. En alguna ocasión consideró la posibilidad de abandonar la actuación. Las asperezas con su madre y la influencia negativa de su padre fueron determinantes.

Todos los jefes quisieran un empleado como Bale. Sería un trabajador que se enfrascaría en dominar su profesión y crecer en cada tarea. Sería el trabajador del mes, del año, el que nunca falta y se enoja si se posponen las juntas.

El dominio de acentos, la disciplina, el carácter férreo, el método y sobre todo sus buenas actuaciones engloban el trabajo de Christian Bale. Sus problemas de ira no merman su calidad como actor. Nadie es perfecto, Bale desde luego tampoco lo es. Su actuación roza la perfección, porque al escuchar su nombre en una película, automáticamente sabes que la inversión de tiempo será redituable.

CATEGORÍAS
TAGS
Share This

COMMENTS