Un Médico, un Abogado y un Sacerdote

Un Médico, un Abogado y un Sacerdote

Por: Mary Carmen Saldivar Sillas

De Madrugada…

En algún lugar seguramente hace mucho tiempo, escuché o leí que todos deberíamos tener un abogado,  un médico y un sacerdote de confianza mmmm dudo que al menos a dos de esos les pudiera tener confianza la verdad, va sin ofensa en realidad, solo expongo lo que creo, pero bueno les haré un poco de historia para compartir mi sorpresa de hoy,  ya no lo llamo frustración porque me parece que este último sentimiento se presenta cuando hay algo de esperanza a que quien sea que lo esté provocando pueda cambiar y yo de plano hoy me convencí que es prácticamente imposible pedir a un abogado que cambie y para variar sea una persona profesional y responder con respeto por el tiempo, las necesidades y el sí o no conocimiento de los temas de su trabajo que los demás mortales tenemos de su profesión y lo que sea que hagan que parece tenerlos taaaaan pero tan ocupados que solo pueden contestar el teléfono a sus clientes después de semanas de insistencia…

Estoy haciendo un trámite en la vecina ciudad de la fresa por lo que he tenido que visitar un abogado,  un notario,  hablar con otro notario, otro notario más, nuevamente hablar con el abogado y mañana ya por fin una cita con este; hace 28 días hablé por primera vez con el abogado, mismo que conozco desde que murió mi papá hace 11 años; necesito hacer algunos movimientos para lo que pedí recomendaciones a mis conocidos en Irapuato y me dieron dos nombres; el primero resultó ser un prepotente grosero medio traumado y ni Gabito ni yo quisimos tener nada que ver con él después de dos minutos de conversación vía telefónica en alta voz; en serio, no nos gustan las personas altaneras que no comparten al menos algo parecido a nuestra educación; debut y despedida con él; el segundo si me atendió medianamente correcto y me escribió lo que necesitaba de su puño y letra para poder atenderme,  papel que me dio a través de una rendija de su ventana  (sólo por la pandemia acepto su  “temor” y peculiar comportamiento)  el caso es que con esas indicaciones me puse nuevamente en contacto con el licenciado que en su momento me ayudo con el testamento de mi papá y la resolución a mi nombre…

La llamada fue exactamente el 25 de mayo,  hace casi un mes, me dijo que él recomendaba otro notario con el que normalmente trabaja, bien; pensé que siendo que me da exactamente igual trabajar con uno u otro siempre y cuando me traten con la educación y cordialidad que yo lo hago, no tenía inconveniente en buscar a este otro, me dieron su teléfono y tarde 3 días en lograr que me contestara, cuando lo hizo en verdad se portó con la corrección que me gusta y me pidió otra vez hablara con el licenciado y le pidiera un x trámite para poder hacer lo que necesito; ahí van de nuevo tres llamadas con el licenciado durante estos 25 días,  en realidad con su asistente,  quien me pidió tres veces el número de expediente prometiendo tenerlo cada vez en el lapso de unos días y así cada vez que me dijo que   “ahora si”…

Hoy me transfirió la llamada con su jefe y él muy sonriente y fresco como si apenas se enterara de mi llamada, me dijo que necesitaba  ¡¡¡ el número de expediente !!! O sea el mismo que le pase en varias ocasiones a la señorita que le ayuda y que me dijo que con eso era suficiente; le dije honestamente que me urgía un poco y que le había llamado en varias ocasiones…parece que cubrí la cuota de llamadas y hoy decidió que ya me ayudaría,  me citó para mañana y mediante un módico pago  (desde luego)  me soluciona lo que necesite en unos días  -eso dijo y quiero y espero así sea porque al parecer no compartimos el sentido de la urgencia y el servicio-  que impresión de veras ¿¿qué le costaba a la escuincla haberme dado el costo y una cita desde la primera vez que hablé con ella ?? Yo se lo pregunté y me dijo que con el número de expediente era suficiente y ella me llamaría jeje desde luego que todas las ocasiones yo la llame al día siguiente de lo que ella había prometido sin cumplirlo obvio, aaagggggg

Justo ayer -derivado del mismo proceso-  hablé  con el arquitecto y me dijo así textual   “hable con SU notario,  ya no debe tener más retrasos con este papel”  respiro profundo varias veces ante la puntada… no tengo ningún notario,  le pagaré a uno que   (único punto bueno de todo este rollo,  parece ser mucho más consciente en cuestión de costos que cualquiera de los otros dos amantes del dinero ajeno)  espero me dé el servicio que ofrece y para lo cual lo contrato,  ya tan tan ¡¡¡ yo soy el cliente !!! Y también he atendido clientes y prospectos y estas no son las maneras,  de verdad; sin ser pretenciosa, mis clientes siempre me han querido y varios hoy siguen siendo personas con las que me une un sincero afecto y eso no es precisamente por mi linda cara,  es derivado de mi trabajo, servicio y atenciones; mismas que estas gentes de la abogacía y notarías desconocen en su gran mayoría al parecer…

Hoy salí al jardín enseguida de hablar con él, un poquito buscando desestresarme con la lluvia que caía hermosa en el jardín a media mañana, dejando además del agradable golpetear de las gotas en el techo de la terraza, ese olor deli de la tierra mojada; me llené un poco de esa paz y le dije a Gabito que había salido a lo mismo un poco antes que yo “si Diego dice que quiere ser abogado,  lo desheredo y le dejo de hablar…”  en realidad, dudamos de su vocación hacía esa área porque mi adorado tormentito no lee ni en defensa propia  (paradójico, pero así es)  y creo que estas gentes leen bastante,  aunque no parece dejarles gran cultura ese detalle habrá que aceptarlo, en fin, otro tema; nos reímos con mi desahogo y retornamos cada uno a sus respectivas actividades laborales jejejeje…

…En cuanto al sacerdote y al médico de disque confianza que todos debemos tener, para el primero mmmm la verdad es que mi relación con Dios es directa y sin intermediarios; reitero que no pretendo ofender a nadie,  simplemente confío plenamente en las líneas directas y casi nada en sus representantes… y sobre el médico pues afortunadamente creo que a quien yo llamaría el de confianza sería el dentista jeje los demás todos por igual son unas divas medio descalificadas para tratar con las gentes que caminamos en lugar de levitar por la tierra como parecen hacerlo los amigos galenos de las batas blancas; así que me quedo con los dentistas y veterinarios en quienes si confío y alguno es un muy buen amigo; hasta ahí mi relación de creer en ellos y espero que mi salud y la de mi familia siga por este mismo camino y no tener mucho trato con los demás; se lo han ganado a pulso jaja ni cómo ayudarles…

Sonrían gente linda y si, gracias siempre por estar ahí…

CATEGORÍAS
Share This

COMMENTS