Vecinos Chismosos de un Chat

Vecinos Chismosos de un Chat

Por: Mary Carmen Saldivar Sillas

De Madrugada…

Parece broma, pero hace unos días en un grupo de whatsapp de cierto fraccionamiento  (donde no vivo y por circunstancias a punto de terminar, me veo en la obligación de estar)  los vecinos se alarmaron y a punto de llamar a la patrulla se puso la cosa porque “se escuchaban los gritos desesperados de una mujer”…. sí, cualquiera se alarma y creo que yo hubiera ido a tocar a su puerta o le hubiera marcado por teléfono,  su número estaba en el chat,  pero…resulta que no eran de ninguna mujer abusada o agredida en circunstancias de violencia familiar, eran los reclamos enloquecidos de un chiquillo de unos 8 o 10 años a quien su madre tratando de poner límites,  lo despojó de la Tablet…

Perdón departamento de derechos inhumanos, creo que mi consejo habría sido tirar a la taza del baño el aparato y usar el tiempo que ese adorable bebe usaba en nada frente a esa  pantalla,  tal vez lavando platos o repasando la tabla del 7 o leyendo en voz alta para que cada día le saliera mejor  -créanme, sé perfecto que esto último es super necesario-  o incluso sentándose juntos a ver alguna linda película o yendo juntos al parquecito ahí a unos metros de su casa dentro de la misma privada; tiempo para la tableta, si perfecto; pero cuando mamá dice ya, es ya y tan tan…

Estoy segura que habrá quien piense que soy la mamá más mala del mundo y francamente no me importa; a sus casi 17 el mío no hace nada de videojuegos hasta el viernes por la tarde; también sé que no podemos criticar los hijos de nadie porque es como lanzar una piedra al cielo y no movernos,  es decir,  se corren muchos riesgos; totalmente de acuerdo,  y en realidad estoy aplaudiendo a esa mami que puso límites por el x motivo que haya sido; lo que en verdad me sorprende al grado del escándalo es lo influenciados que estamos como para pensar en maltrato,  antes de creer en un legítimo correctivo a un chiquillo berrinchudo; por lo que entendí los vecinos del suceso no son nuevos en la privada,  vamos no había porque pensar en un caso policial…

Ahora, es un fraccionamiento como la gran mayoría de todos los que hoy abundan,  todas las casas están juntas y dentro de una caseta de  “vigilancia”  que por lo general lo único que hace es abrir las puertas o plumas, pero los vecinos se conocen, no había más que esos mismos vecinos escandalizados si en verdad creyeran que alguien necesitaba ayuda, podían haber ido a tocar la puerta como que no quiere la cosa a ver si todo estaba bien  -o a pedir una tacita de azúcar, el pretexto era lo de menos- pero tuvo que ser la propia mamá quien leyó el jaleo que se gestó al rededor en el chat común y  … ¡¡¡ ponerse a dar explicaciones !!!

Bendita paciencia de algunas personas, no sólo le tocó lidiar con los excesos del chamaco e intentar poner orden en su casa, además logró la presencia de ánimo cómo para explicar a sus  “preocupados vecinos”  que se trataba de un berrinche y que durante el encierro causado por el bicho horrible, su hijo había agudizado cierta conducta no deseada y quizás diagnosticada,  pero que finalmente se estaba tratando y atendiendo por parte de los integrantes de su familia… ¡¡¡ Mami,  no tenías por qué haber dado ninguna explicación !!!

En fin,  ya lo dije; perdón ahora pido yo jajaja y repito,  no hacía esa mamá con quien debo decir que empatizo completamente; si hacía los 4 o 5 vecinos que se mensajearon a sus espaldas  -en tanto ella encontró tiempo y cabeza para dar explicaciones que no tenía ni siquiera mmmm que pensar en dar-  debo decir que sus acciones de buenos vecinos me dejaron estupefacta… ¡¡¡ sarcasmo absoluto, por si hay duda !!!

Dicho lo anterior dormiré tranquila enviando todas mis buenas vibras a todas las mamis que nos hemos visto en la disyuntiva que se da entre disciplinar o dejar que los pobres niños no se enfrenten nunca con las obligaciones que les corresponda en casa y también un poquito de sana frustración…

CATEGORÍAS
TAGS
Share This

COMMENTS